Con los rigores invernales, cada vez más tardíos, llega la Navidad. Llega el tiempo por tanto de las reuniones de todo tipo, familiares, de amigos, incluso de empresa. Y casi todas ellas se celebran en torno a una mesa. Digamos que las Navidades, al menos en esta parte del mundo, son bien sedentarias. Los kilos de más están asegurados.

Aunque está claro que hay algunas actividades que no se limitan al perímetro de una mesa y kilos y kilos de comida. Una, para los más valientes, puede ser las tradicionales San Silvestres. Las carreras que se organizan en muchos pueblos y ciudades para celebrar la salida del año en curso. El triunfo de los runners incluso al terminar el año.

Otra actividad fuera de casa, mucho más reposada, son las visitas familiares a los mercados navideños. Donde podemos hacer acopio de toda clase de objetos y adornos relacionados con la Navidad.

Si te gustan los mercados navideños y quieres saber un poco más sobre su origen y cuales son los mejores, sigue leyendo.

Como muchas de las tradiciones que seguimos en cada época del año, la mayoría no conocemos el origen de los primeros mercados navideños. Vamos a saber un poco más.

Viajes ruta lux

El origen de los mercados navideños.

El primer mercado viene de Alemania, concretamente a orillas del río Elba, en Dresde. Nos remontamos a principios del siglo XV y al famoso Striezelmarkt .

Para visitarlo os tenéis que dirigir a la plaza Altmarkt, justo en el casco viejo de la ciudad. No será difícil llegar ya que en el centro de la misma se alza una pirámide navideña más alta del mundo con 14 metros de altura. Al llegar, os perderéis entre sus más de 250 puestos de artesanía de madera y accesorios navideños, todo lo que busquéis para los amantes de estas fiestas. Obligado es comprar un räuchermänner (figura de madera en forma de fumador de pipa donde se coloca una vela aromática), y degustar un dulce de ciruela, más conocido como pfaumentoffel. Y para los que necesiten entrar en calor, no desperdiciéis una tacita del  famoso Glühwein, un vino caliente tradicional en estas fechas.

El actual Striezelmarkt en una foto cortesía de Pixabay

Los principales mercados navideños europeos.

Y esta lista que te proponemos no está ordenada por ningún tipo de ranking, es totalmente aleatoria. Empezamos por Centro Europa.

Bruselas.

La visita a los mercados navideños es uno de los placeres de invierno de Bélgica y, en particular, de su capital. Bruselas se vuelca en la organización y celebración de las fiestas con el mismo fasto que los países del centro de Europa. Este mercadillo de Navidad de la capital belga tiene 2 kilómetros de largo (que no está mal). Es muy célebre el colosal árbol que decora la Grand Place, se pude subir a una noria enorme para disfrutar de las vistas de la ciudad. Si además eres un poco deportista puedes disfrutar de su pista de patinaje sobre hielo.

Zúrich, otro de los grandes mercados navideños.

Esta ciudad suiza cambia su faceta de negocios en cuanto se huele la Navidad. Entonces la ciudad del río Limmat se vuelve un lugar romántico y lleno de encanto gracias a los mercados de Navidad y sus típicas luces. El más grande, mejor surtido y más espectacular es el Mercadillo de Navidad de la estación central, con más de 160 casetas decoradas.

Ya si hablamos del más antiguo y tradicional es el que está en el corazón de la ciudad. Por otra parte, en la plaza Werdmuhleplatz instalan el famoso “Singing Christmas Tree” alrededor del que varios coros le ponen música a la Navidad.

Estocolmo.

Aquí hay ni más ni menos que nueve, así que te comparto información del más famoso el de Skansen.

El mercado de Navidad de Skansen es uno de los mejores y más genuinos de Estocolmo con más de 110 años a sus espaldas. No solo el mercado en sí, sino la localización con los edificios antiguos rodeándote y la presencia de los animales dotan al mercado de un ambiente totalmente diferente. Además hay exposiciones sobre cómo se celebraba la Navidad en el siglo pasado tanto a nivel de sociedad como en las casas particulares.

Organiza tu viaje a Estocolmo visitando este enlace.

Budapest.

Estamos hablando de el Este de Europa en invierno, por lo tanto lo primero que hay que decir es que la ropa de abrigo que te lleves HA DE SER DE VERDADERO ABRIGO. Eso si, una vez hecho eso merece la pena, salir del hotel y pasear por el centro de la ciudad. Especialmente por las tardes, cuando las principales calles de Budapest muestran todo el esplendor de las luces navideñas y tanto los locales como los visitantes rebosan alegría. Hay que recordar que para los húngaros la Navidad no es solo una fiesta religiosa, está considerada como una fiesta nacional.

Y para este artículo destacamos dos mercadillos navideños en Budapest:

  • Mercado de la Plaza Vörösmarty: es el mercado de navidad más famoso de Budapest. Muy grande y con muchas opciones de regalo, comida, etc.
  • Plaza de San Esteban: justo ante la Basílica de San Esteban, en la que por cierto celebran conciertos navideños (entradas aquí). Cuando yo fui tenían una proyección gigante sobre la Navidad, los juguetes, el portal de Belén… muy bonita y con música.

Copenhague.

Højbro Plads: también conocido como el mercadillo alemán. Muy cerca de Christianborg (el parlamento danés) es uno de los mercadillos más concurridos. Como su nombre indica, aquí encontrarás dulces navideños alemanes y pequeños puestos de decoración.

Pero desde este blog de viajes también queremos destacar un mercado un poco alternativo que se celebra en un lugar atípico en toda Europa. Se trata de la ciudad libre de Christiania.

Con la llegada de la Navidad, la ciudad libre abre las puertas de su particular mercado en Den grå hal, un gran edificio donde suelen organizarse conciertos y que cada año acoge la Navidad de “los sin Navidad”. El día 20 empiezan las preparaciones para la gran fiesta que se celebra en la Nochebuena. Acude gente muy diversa, desde personas sin hogar hasta integrantes de clases más acomodada, y todos son bien recibidos.

Para informarte un poco más de lo que es esta ciudad libre, dentro de Copenhague, puedes visitar este enlace.

Estrasburgo.

El mercado de Navidad de Estrasburgo está considerado como el mercado de Adviento más antiguo de Europa. El tradicional mercado del niño Jesús se celebra desde el año 1570 y es uno de los que más solera tiene en el mundo. Como toda la Alsacia, al aproximarse la Navidad, Estrasburgo se llena de luz y color. Es imposible describir la multitud de luces y adornos de todo tipo que pueblan las calles de la ciudad. Hay que vivirlo en directo para entenderlo, pero te aseguro que es una experiencia única e irrepetible.

Praga.

marionetas en los mercados navideños de praga

A poco que hayas visto algo de Praga por la tele te habrás dado cuenta de la extraordinaria belleza de su casco viejo. Pues imagina sus mercados navideños. El considerado más bonito es el de Staroměstské náměstí . Sea la hora que sea siempre está lleno de gente; comida a precio razonable y todo tipo de tiendas y restaurantes alrededor .

Puedes ponerte a prueba; a ver si eres capaz de resistirte a comprar una de las marionetas artesanales que se venden aquí.

Visita este enlace si quieres conocer otras ciudades europeas para visitar en 3 o 4 días.

Tallín.

El mercado navideño de Tallin es un encantador mercado situado en el casco antiguo de la ciudad que refleja su ambiente medieval y da nueva vida a las viejas tradiciones. Cada visitante tiene la oportunidad de familiarizarse con la variedad de productos y artesanías estonios: juguetes de madera hechos a mano, decoraciones de Navidad, velas de cera, cestería, suéteres y calcetines de lana, guantes de piel de oveja, tejidos de lino… Los visitantes podrán ver cómo trabajan los artesanos del hierro y de la madera, degustar comidas y bebidas tradicionales.

Nuremberg.

Núremberg, al norte del estado de Baviera, es una ciudad muy llamativa. La ciudad en sí misma parece sacada de uno de los famosos cuentos de los hermanos Grimm, destacando sobre todo su casco histórico, rodeado por una muralla medieval construida en 1325, así como por la arquitectura de sus edificios que nos transportan a otra época.

El de Christkindlesmarkt es sin duda uno de los mercados navideños de Alemania más conocidos dentro y fuera del país. Su origen se remonta a mediados del siglo XVII y se encuentra en Hauptmarkt, la plaza del mercado. A la sombra de la Iglesia de Nuestra Señora (Frauenkirche Nürnberg) y rodeando la Fuente Bonita, se instalan los casi 200 puestos que lo forman.

Viena.

En la plaza «Rathausplatz»  se instala el Mercado «Christkindlmarkt» , convirtiéndola en un auténtico lugar mágico de Adviento. Dentro del propio Ayuntamiento en la planta baja, existe un apartado dedicado a los niños, donde se entretienen, entre otros, cocinando pastas de Navidad o haciendo velas de Navidad. En la sala principal dentro del Ayuntamiento se puede escuchar villancicos cantados por coros.

Está a rebosar de gente, en él se respira mucho ambiente navideño. Es típico probar los «lángos» una receta originaria de Hungría pero con mucha aceptación en Austria que es básicamente una masa parecida a la de pizza pero frita. Se puede tomar tal cual, con queso por encima, etc.

Pero, un momento, ¿y los mercados de navidad españoles?.

Un poco de paciencia que te los ponemos ahora mismo, empezamos por la capital y seguimos por las ciudades más importantes.

Mercadillo de Navidad de la plaza mayor en Madrid.

Uno de los escenarios mágicos para recorrer en esta época, es la decoración de la Plaza Mayor. Ubicada en el corazón de Madrid, la Plaza Mayor cada año instala su famoso mercado con una gran variedad de productos tradicionales para navidad: adornos navideños, regalos, artículos de broma, artesanías y más.

Plaza de San Miguel, s/n, Madrid
Horario: lunes a domingo de 10h a 22h; viernes, sábado y domingo de 10h a 23h.

Feria de Santa Lucía en Barcelona.

Se encuentra situado en la Plaza Nova, en el barrio gótico al lado de la catedral. Puedes encontrar productos tradicionales y modernos entre sus casi 300 puestos. En los alrededores se celebran exposiciones de belenes. Es uno de los mercadillos de Navidad en España con más capacidad y tradición.

Esta conocida Feria barcelonesa comenzó con la celebración de la festividad de Santa Lucía, el 13 de diciembre. Pero ha ido evolucionando, y en la actualidad se trata de un mercado pre navideño, que se extiende a lo largo de tres semanas.

Las referencias más antiguas las encontramos en el año 1786, donde ya hay constancia de paradas junto a la catedral, para que los feligreses que salían de las ceremonias religiosas adquiriesen figuras para el Portal de belén.

Mercado Central en Valencia.

Las fiestas se viven en las calles a través de mercadillos de la ciudad. Uno de los tradicionales e interesantes es el del Mercado Central que se abre el 1 de diciembre y permanece abierto hasta el 6 de enero. Cuenta con 60 puestos que ofrecen productos tradicionales como castañas asadas, árboles, belenes y dulces navideños.

La Feria de Artesanía de Arteval se expone en la Plaza de la Reina. La Ciudad de las Ciencias también tiene su mercado navideño con muchas actividades para los más pequeños. El Mercado de Reyes es uno de los más numerosos, con 250 puestos y se encuentra en el Cabanyal.

Mercado de la calle Bailén en Bilbao.

Con medio centenar de casetas justo encima del ferrocarril, el Mercadillo de Navidad de Bailén ofrece en esta céntrica calle, a todos los aficionados a las compras navideñas, artículos para adornar las casas, petardos, artesanías, productos de la cocina vasca, regalos y accesorios típicos de estas fechas.

Dónde: calle Bailén, 48003, Bilbao.
Cuándo: del 1 de diciembre de 2018 al 6 de enero de 2019, de 9 a 23 h, excepto días 23 de diciembre y 5 de enero, que es de 9 a 14 h.

Para saber más sobre mercados navideños en todo el mundo.

Vamos a dejar el tema por hoy, esperamos que nuestro post te haya resultado interesante y entretenido, tampoco esperamos mucho más. Si tienes algo que aportar no dudes en hacerlo en la sección de comentarios, prometemos contestar. Mientras, puedes seguir leyendo nuestro blog de viajes.

1 comentario en “Llega el tiempo de los mercados navideños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *